jueves, 15 de enero de 2015

3R's que estoy llevando a cabo con mi ropa

Estos días entre que he tenido vacaciones y voy a empezar a mudarme a otro piso, me he dado cuenta de la cantidad y desorden que tengo en la ropa.

Pero antes de deshacerme de ella sin más, he tomado varias maneras de darles un segundo uso más eficiente:

1- Usar los contenedores de Roba Amiga para depositar la ropa que ya no necesitaba.
Es una cooperativa que actúa en Catalunya que ha instalado sus contenedores naranjas en diferentes puntos. Funciona de la misma manera que los contenedores de Humana, que son conocidos en todo el país.
La ropa que recogen o bien la ponen a la venta en sus tiendas de segunda mano a un precio económico o bien se encargan de destinarlos correctamente a material de descarte para utilizarlo como trapos, relleno industrial, etc. En todos estos procesos, emplean a personas con riesgo de exclusión social para darles un trabajo y una oportunidad.
Con esto, reducimos el impacto ambiental y colaboramos a mejorar nuestra sociedad.

2- Relacionado con Roba Amiga, estoy vaciando el piso de un familiar para mudarme en unos meses allí. Al ser un piso de una persona mayor, está lleno y relleno de mantelería, ropa del hogar como colchas, sábanas... Ya sabéis, todas esas cosas que hacían nuestras abuelas y que yo no necesito. Además es una gran cantidad y un gran desfase estético ;)
Como había tanta ropa para dar y era imposible tirarla a los contenedores de recogida de ropa, me informé de servicios que vienen a buscar bolsas de ropa a domicilio.
Encontré Solidança que colabora con Roba Amiga. Me puse en contacto con ellos y acordamos un día y hora para la recogida a domicilio. Fácil, sencillo y gratuito. Es un servicio que muchos ayuntamientos ofrecen, como el de Barcelona. Y si en vuestra zona, no está Solidança, seguro que hay una empresa o organización similar.

Lo que no recomendaría es dejarla en esos pequeños contenedores de cartón que de tanto en tanto aparecen en nuestros portales y porterías. Más que nada porque es un timo y no está nada claro quién hay ahí detrás y qué hace con ese material que con toda buena intención donamos.

3- De toda esa ropa del hogar que he dado, había alguna con unos estampados y colores preciosos pero que actualmente son poco útiles. Son colchas muy pesadas, sábanas de algodón que hay que planchar, retales grandes de telas... Además, ahora todo el mundo va con las fundas nórdicas y el relleno de plumas. ¿Se pueden aprovechar de una manera útil y bonita? Sí!
Desde hace tiempo, sigo a NUMON, una chica que se dedica a reutilizar fundas de sofá, cortinas, colchas y demás para hacer bolsos, mochilas y carteras dando una segunda vida muy interesante a ese material que por lo general suele estar en buen estado pero desfasado estéticamente.


Si tenéis material que puede interesarle, os podéis poner en contacto con ella, enviarle fotos de las telas y si le interesan, os envía un mensajero a casa para que se lo hagáis llegar. Además, recibiréis un descuento para comprar en su tienda!
Es increíble como esa funda de sofá fea puede convertirse en una funda de ipad la mar de mona!

4- Y si tenemos ganas y tiempo, solemos tener prendas nuevas pero que ya no nos ponemos y que podemos vender. He estado utilizando apps como Wallapop y en estos últimos días me he registrado en Chicfy, una plataforma de compra-venta de ropa femenina. Chicfy se queda un porcentaje de la venta pero ofrece algunas ventajas como gestionar la venta y el seguimiento que para mí supone un avance en el tema de la compra-venta.

Por último, me gustaría recomendaros un blog que va de todo esto: de ropa, de moda y de ecología. Es soGOODsoCUTE y os invito a  que os deis un buen paseo por sus posts porque hay de todo: outfits, eventos relacionados con la slowfashion, proyectos, DIY... muchos recursos para vestir de una manera más sostenible, justa e igual de fashion!


1 flashes:

Isabel Vicente dijo...

Qué buena idea lo de reutilizar las telas para hacer los bolsos! me parece una idea genial.

Bss

Publicar un comentario